lunes, 19 de septiembre de 2016

Don Jesús María López

Don  Jesús  María López
    Michus Lopez como tambien se le conocida, nace en El Tocuyo un 11 de Marzo de 1917, fue un ciudadano humilde, sencillo, de caracter recio,franco y amistoso, Apegado a su terruño natal y pueblerino por hondo  afecto.

Músico de vocación, se dedico con el esfuerzo propio a ejercer la ejecución de varios instrumentos
destacándose en el violín, gracias por el extraordinario oído musical que tenia, también ejecuto la
guitarra .el violonchelo, la bandolina y el cuatro.

Con la bandolina logro ejecutar piezas con acordes tremolados en tres y cuatro cuerdas a la vez. En sus presentaciones lo acompañaban siempre los músicos Juan Sánchez, y Rito Colmenares.

El sentimiento tan grande que tenia por su pueblo natal se manifiesta en su temas .valses,bambucos, pasoboble y merengues. piesas todas de marcado sabor criollo y tradicional. Destacándose un Entre sus valses. El mas reconocido y exitoso se encuentra "Una calle de la vieja tocuyo", nombre sugerido por el gran maestro y músico Don José Ángel Rodríguez López


domingo, 11 de septiembre de 2016

Dr. José María Pérez Limardo

  
Dr. José Mária Pérez Limardo

Nació a fines del año 1841, en la ciudad de Cabudare. Fueron suspadres: Don José María Pérez González y Doña Victoria Limardo. Desde niño demostró gran vocación religiosa como también por las primeras letras. Curso estudios de castellano, Latín y Ciencias Filosóficas bajo la dirección de Don Egidio Montesinos, se graduó de bachiller e ingreso en la Universidad de Mérida para cursar Derecho Civil, graduándose en el año 1865. En Caracas recibió el Presbiterado, celebrando su primera misa en la iglesia de San Jacinto.

  Fue nombrado Provisor y Vicario Capitular de la Diócesis de Mérida, después es cura en Carache, Valera y El Tocuyo. Presidió la Asamblea Legislativa en Trujillo por dos períodos constitucionales. Concurrió al Congreso Nacional como Diputado, por el Estado Lara. Ejerció el periodismo y fundó “Ecos del Chana” en Mérida y Año Nuevo en El Tocuyo.

    Como Poeta fue dechado de inspiración. En el año de 1900, se vino a Humocaro Bajo, lugar donde muere el 5 de Junio de 1919. En ese mismo año fue fundada una Escuela en El Tocuyo Estado Lara que lleva en nombre de tan insigne Presbítero, quien fuera además orador, poeta y periodista.
 .

Dr. Guillermo Rivero Rojas

jueves, 8 de septiembre de 2016

Dr. Gabriel Gil Garmendia

    Nacio en El Tocuyo hijo de Gabriel Gil García caroreño y de Doña Casimira Garmendia Giménez caroreña

Dr. Carlos Yépez Borges

    Dr. Carlos Yépez Borges, abogado dueño de la conocida hacienda “San Pablo” en la otra banda del río.Nacio en El Tocuyo hijo de Pablo Yépez Barroeta y de Doña Trina Borges Romero Se caso en unión matrimonial con la Señoria Hortensia García Yepes:  mujer benevolente por las causas sociales, es reconocida por su capacidad creativa, siendo permanente colaboradora de las páginas literarias de la prensa de la época No tuvo hijos; pero crió a varios, entre ellos a su primo Francisco Tamayo Yepes.

   Al morir el  esposo, Don Carlos Yepez Borges su hijo de crianza  lleva a Caracas, a su madre de criasa Hortencia Garcia de Borges  donde muere en 1969. De ella dice Francisco Tamayo (citado por el profesor Luis Rafael Yépez): “Pocas madres han sabido responsabilizarse de manera tan cabal hasta tocar los límites del sacrificio.

miércoles, 7 de septiembre de 2016

Alcides Lozada

Alcides Lozada

 Alcides  Lozada Alcides (1894-1931) héroe de la Gabaldona en 1929, muere por las torturas de la tiranía de la pantera andiga Juan -vicente Gomez en el Castillo Libertador y sus huesos lanzados al Mar Caribe, desde sus adolescencias destacan en la poesía y dirigían varios órganos literarios junto a su hermano Hedilio Lozada , entre esos unos de los más importantes de la historia tocuyana como lo fue el diario “El Tocuyo” (1921-1929).

     Alcides Lozada era un intelectual larense, revolucionario y poeta de exquisita inspiración. Desde la fatídica cárcel "Las Tres Torres", el General Eustoquio Gómez, Presidente del Estado Lara, lo envió amarrado al castillo junto con oficiales y tropas de la gabaldonera. La travesía la hicieron en vagones acondicionados del Ferrocarril Bolívar hasta la población de Tucacas.

      En el pequeño puerto falconiano, los prisioneros bajo fuertes custodias fueron conducidos abordo de un barco de la Marina de Guerra conocido como el "José Félix Ribas". Atados entre sí, formando una cadena humana los colocaron en la cubierta del buque congestionando los pasillos en el agotador viaje por el golfo de aguas turbulentas en tiempos de pleamar.
Después de cuatro horas de duro navegar, el viejo cascarón enrumbó su proa al canal para atracar al costado del muelle de la Planchita. En este lugar redoblaron la guardia y tomaron mayores medidas de seguridad, mientras la fila humana arrastraba sus rotas alpargatas por la vía que parecía interminable hacia el penal.

Alcides Lozada no soportó el duro cautiverio en el calabozo del Rastrillo. Era un hombre de extraordinaria sensibilidad. El brutal comportamiento de los carceleros, agudizado en lucha feroz contra todo aquello que representara peligro a sus amos, minó su débil fortaleza física para convertirlo aherrojado y humillado a los grillos sesentones, en triste despojo, en un guiñapo humano.
El poeta cuyos versos encendieron luces en las tardes barquisimetanas, para el disfrute del hermoso paisaje de sus crepúsculos, sintió la presencia de la muerte una noche del mes de julio de 1930, a la misma hora cuando las rejas del calabozo repicaban los cerrojos de seguridad para la última canción del día.

    Los compañeros de celda del moribundo solicitaron a gritos la presencia de los guardias para quitarles los pesados grillos y todo fue inútil. Arriba, paseando tranquilamente sobre las murallas, con un viejo Máuser al hombro y un sombrero tapándole el sereno, un centinela ocupaba su tiempo en mirar el horizonte. Nadie escuchó o fingieron no escuchar las voces que rompieron la quietud del presidio.
Al siguiente día, cuando la corneta anunciaba el toque de diana y la Bandera Nacional subía al tope del mástil, entraron los carceleros al calabozo donde el cadáver del poeta yacía tirado sobre una cobija que manos amigas colocaron en el sucio piso.
A golpe de cincel y mandarriazos cortaron los soportes de las barras, para dejar en libertad plena al ilustre larense en su viaje sin retorno a la eternidad




Hedilio Losada (1894-1926) desde sus adolescencias destacan en la poesía y dirigían varios órganos literarios, entre esos unos de los más importantes de la historia tocuyana como lo fue el diario “El Tocuyo” (1921-1929). A Hedilio lo perdemos muy joven por insuficiencias cardiaca a los 34 años,,

La letra de esta canción fue del poeta tocuyano Don Hedilio Lozada, quien vivió por un tiempo en nuestra ciudad. RAUDO VUELO Letra: Hedilio Lozada