lunes, 11 de agosto de 2014

Jose Maria Lucena Morles

Prebitero Jose Maria Lucena Morles

    Nació en El Tocuyo el 14 de Marzo de 1866 ,fue Párroco en la Iglesia Concecion en Caracas ,en el templo Santa Ana y en San Carlos murió el 18 de Marzo de 1948 en El Tocuyo sus restos mortale fuero enterrado en la iglesia la concepción de el Tocuyo donde  actualmente reposan

martes, 5 de agosto de 2014

Dr. Fernando Garmendia Yepez

Dr. Fernando Garmendia Yepez 
      Nace en El Tocuyo, el 2 de julio 1913, sus padres  Rabel Enhilas Garmendia y Maria Yépez. Se casa el 12 de febrero de 1939 con Blanca Suárez Yánez, y tiene 7 hijos. Aprendió sus primeras letras en la Escuela Comedor de su tía Susana Yépez Peraza en la Hacienda Santa Rita. Posteriormente y hasta el tercer grado, en la Escuela Federal de Guajirita, regentada por el Dr. Félix Requena. Cursó cuarto, quinto y sexto grados en la Escuela particular “José Maria Lucena” de Don Francisco Suárez, quien años después seria su suegro.

     Este excelente galeno recordado por sus meritos profesionales y humanistas. Fue fundador  del Hospital Egidio Montesinos de El Tocuyo; En esta institución laboró en los servicios de Medicina Interna, Venereología, Higiene de Adulto, Higiene Escolar y fue medico Jefe del servicio de medicina y Consulta Externa de Adultos. Fundador del primer Dispensario Antivenéreo de la localidad que éste paso a formar parte de la Unidad Sanitaria en 1939 aproximadamente. 

     Fue  cofundado de la Cruz Roja de El Tocuyo, además del primer Comedor Escolar en 1945, del Jardín de Infancia, del centro de Higiene Escolar, del Hogar infantil Madre Emilia en 1947, y asesor técnico de la Liga Antituberculosa del Municipio Morán.En homenaje a este gran tocuyano, que con su trabajo,eficiencia y honestidad honrroa a este su pueblo natal; su nombre le fue colocado a una Intitucion educativa en El Tocuyo,  Ejerció su profesión ininterrumpidamente en la ciudad de El Tocuyo desde su graduación hasta su muerte acaecida el 20 de julio de 1968. .

domingo, 3 de agosto de 2014

DESCONOCIDO


Dr. Juan Pablo Tamayo Leon

1857-1919

    Eminente cirujano, profesor universitario con extensa labor de cirujano general, urología y oftalmología. Nació en El Tocuyo en el año 1857, hijo de Juan Pablo Tamayo y de Sacramento León. Al concluir sus estudios en su tierra natal viaja a la capital y estudia en la Universidad Central donde cursa la carrera de medicina, obteniendo el grado de Bachiller en Medicina y Cirugía el 14 de julio de 1878 y el de Licenciado en Medicina y Cirugía ese mismo año con la tesis sobre los temas de: Fagedenismo en el chancro, Fisiología de los ovarios y, Sangre. 

    Fue Miembro del Consejo de Médicos y destacado Profesor Universitario, desempeñó las Cátedras de: Clínica Quirúrgicas que entró a desempeñar como Interino en 1902; de Patología Externa, Interino en 1902; Profesor de la Cátedra de Clínica Obstétrica en 1911 y Profesor de la Cátedra de Clínica de Vías urinarias en 1912. Era de la estirpe generosa de aquellos maestros que saben descender del honroso sitial del propio mérito para tratar con sus alumnos cual un ingenuo camarada, dijo de él Pino Pou en 1920.

      Pasó por la Universidad, dejando huella imborrable de su entusiasmo por la ciencia y de su bondad inagotable. Jefe de Servicio No 3 de Cirugía del Hospital Vargas de Caracas. Fue uno de los 35 Fundadores de la Academia Nacional de Cirugía en 1904 y ocupó el Sillón XXX y fue Tesorero de la Junta Directiva de 1906-1908. Publicó y trabajos sobre: Heridas abdominales, Hepatotomía, Hipertrofia prostática, Tétanos traumático tratamiento mixto y curación, Cirugía Militar, Notículas médico-quirúrgicas, Aneurisma de la pedia y tumor suprahioideo. Murió trágicamente en su ciudad natal en el año 1919

Dr. Julio Alvarado Silva


   Alvarado Silva quien nació el 5 de julio de 1903, hace sus estudios primarios en El Tocuyo y luego hizo su bachillerato en el recién creado Colegio La Salle. Más tarde, bajo la tutela de su tío Lisandro Alvarado, estudió derecho en Caracas, donde recibió su título en 1924. En este mismo año muere su padre y le tocó heredar buena parte de sus responsabilidades, que como jurista tenia éste entre la ciudad de Barquisimeto y El Tocuyo.

     Se dedicó al servicio público y a la consagración de algunos ideales. Alvarado Silva tienen en sus genes la herencia de pensadores y luchadores, el más conocido fue su tío el sabio Lisandro Alvarado, su padre Rubén, reconocido jurista quien se dedicó además al estudio y la defensa de nuestros aborígenes.  Su abuelo materno fue el general de división Toribio Silva, quien fue presidente del estado Lara entre 1872-74

    Quizás lo más recordado en la vida de este hombre fue su decisión de participar y convertirse en protagonista del movimiento encabezado por el General José Rafael Gabaldón contra la dictadura gomecista en 1929. A este joven abogado de apenas 26 años le tocó asumir el rol de militar revolucionario y tomar la ciudad de El Tocuyo en el mes de abril de ese año, junto a los que se alzaron en Quíbor tomaron luego los Humocaro, Biscucuy, donde se encontraron con el general Gabaldón y al final ocurrió la contienda triunfal en Guanare, donde derrotaron a los gomecistas y fue reconocida a nivel nacional la valentía de estos jóvenes combatientes.

    Finalmente, se impuso las fuerzas opresoras del Gobierno y junto a Gabaldón y otros guerreros duró cinco años prisionero entre las Tres Torres de Barquisimeto y el Castillo de Puerto Cabello.
A la muerte de Gómez, en 1936, y hasta la fecha de su muerte ocurrida en El Tocuyo el 18 de noviembre de 1960, este luchador intelectual se dedicó al ejercicio público, siendo secretario general del estado Lara y Cojedes, gobernador del Territorio Federal Amazonas, diputado por el estado Lara, asesor jurídico de varios ministerios, fundamentalmente en el área agrícola. Durante algunos años ejerció cargos como edil y Presidente del concejo del distrito Palavecino, donde por cierto desarrolló sus actividades como agricultor en su conocida propiedad “La Mata”

sábado, 2 de agosto de 2014

Pedro Manuel Montesino

Pedro Montesino


  Iluistre procer de la independecia de Venezuela, y progenitor de un ilustre pleyades de proceres de las letras y de la ciencias, nacio en la ciudad de El Tocuyo el dia 13 de mayo de 1794 segun consta en el libro de bautismo de la ciudad de El Tocuyo.

  Ingreso al batallon  de milicias de Barquisimeto en el año de 1810, partipa de los  las Batallas de los Horcones,Taguanes y en 1821 participo en la importante batalla de Carabobo.
   Y entre sus hijo esta el maximo educador del occidente Don Egidio Montesisnos Canelon
Se caso en Caracas el 21 de Diciembre de 1821 con la Señora Farncisca Canelon, natural de Barquisimeto

Ramón Josè París Montesino

Dr. Julio Alvarado Silva


 Alvarado Silva quien nació el 5 de julio de 1903, hace sus estudios primarios en El Tocuyo y luego hizo su bachillerato en el recién creado Colegio La Salle. Más tarde, bajo la tutela de su tío Lisandro Alvarado, estudió derecho en Caracas, donde recibió su título en 1924. En este mismo año muere su padre y le tocó heredar buena parte de sus responsabilidades, que como jurista tenia éste entre la ciudad de Barquisimeto y El Tocuyo.

     Se dedicó al servicio público y a la consagración de algunos ideales. Alvarado Silva tienen en sus genes la herencia de pensadores y luchadores, el más conocido fue su tío el sabio Lisandro Alvarado, su padre Rubén, reconocido jurista quien se dedicó además al estudio y la defensa de nuestros aborígenes.  Su abuelo materno fue el general de división Toribio Silva, quien fue presidente del estado Lara entre 1872-74

    Quizás lo más recordado en la vida de este hombre fue su decisión de participar y convertirse en protagonista del movimiento encabezado por el General José Rafael Gabaldón contra la dictadura gomecista en 1929. A este joven abogado de apenas 26 años le tocó asumir el rol de militar revolucionario y tomar la ciudad de El Tocuyo en el mes de abril de ese año, junto a los que se alzaron en Quíbor tomaron luego los Humocaro, Biscucuy, donde se encontraron con el general Gabaldón y al final ocurrió la contienda triunfal en Guanare, donde derrotaron a los gomecistas y fue reconocida a nivel nacional la valentía de estos jóvenes combatientes.

    Finalmente, se impuso las fuerzas opresoras del Gobierno y junto a Gabaldón y otros guerreros duró cinco años prisionero entre las Tres Torres de Barquisimeto y el Castillo de Puerto Cabello.
A la muerte de Gómez, en 1936, y hasta la fecha de su muerte ocurrida en El Tocuyo el 18 de noviembre de 1960, este luchador intelectual se dedicó al ejercicio público, siendo secretario general del estado Lara y Cojedes, gobernador del Territorio Federal Amazonas, diputado por el estado Lara, asesor jurídico de varios ministerios, fundamentalmente en el área agrícola. Durante algunos años ejerció cargos como edil y Presidente del concejo del distrito Palavecino, donde por cierto desarrolló sus actividades como agricultor en su conocida propiedad “La Mata”

martes, 29 de julio de 2014

Ezequiel Bujanda Hernandez

Ezequiel Bujanda Hernandez

    Ezequiel Bujanda compartió su vida en los pueblos de Cabudare, población donde nació el 25 de julio de 1865. Inició los estudios de primaria en el Colegio Juan de Dios Meleán en El Tocuyo, donde transcurre su vida de creación, ya que su padre, el Dr. Pablo Bujanda y su madre Carolina Hernández, se radicaron por cuestiones familiares en esa importante ciudad del Estado Lara. Realizó sus estudios secundarios en el Colegio La Concordia de El Tocuyo obteniendo el grado de bachiller a los 15 años de edad. 

      Posteriormente, siguió los cursos de medicina en el Colegio de Primera Categoría de Barquisimeto hasta graduarse de doctor en Ciencias Médicas, el 6 de julio de 1894. Fue un hombre polifacético, ya que ejerció su profesión de médico combinada con el magisterio y fundó una compañía de cigarrillos, llamada La Hidalguía. Pero las artes fueron la pasión de su vida ya que fue músico, en especial, ejecutante de la flauta que tocaba con gran maestría. Asimismo, se dedicó a cultivar la pintura, y sobresalió con gran prestigio en la poesía; considerado hasta los momentos como uno de los mejores poetas del Estado Lara. 

     Escribió en periódicos locales de Barquisimeto como La Pluma, La República, y en El Tocuyo El Cometa, La Cartera y El Propulsor, así como en la capital de la república en El Diario de Caracas y El Tiempo. Sus publicaciones las firmaba utilizando los seudónimos: Cuasimodo T Naz y Eurípides Beltrán. Entre sus obras publicadas tenemos la recopilación titulada Poesía, publicada en 1896 en El Tocuyo. Entre sus poemas más famosos cabe recordar ²Los recuerdos² publicado en 1889, ²El Traje Blanco² (1890), traducido al japonés en 1908, ²Sobre las Olas² (1894), ²Los Jazmines² y ²Ni Rubia, Ni Negra, Ni blanca² . Ezequiel Bujanda muere el 17 de agosto de 1919, a causa de la gripe Española, peste que asoto el mundo en la primera decada el siglo XX,
 rodeado de su esposa Juana Yépez y de sus siete hijos.

lunes, 28 de julio de 2014

Carlos Felice Cardot

Carlos Felice Cardot
     Nació en El Tocuyo el 15 de junio de 1913, siendo sus padres Rafael Felice y Luisa Cardot. Ingresa en 1926 al Colegio Federal obteniendo el titulo de Bachiller en la Universidad de los Andes en 1932. Antes, en El Tocuyo fue tesorero del recién creado Centro Recreativo cuyo presidente era Alcides Lozada.

      Se traslada a Caracas para iniciar estudios en derecho, recibiéndose en 1936, año crucial en la historia de Venezuela. Residenciándose en Barquisimeto, crea, junto a otros importantes hombres de la región, la Sociedad Bolivariana, en 1938, la cual en algunos momentos fue mal vista por el gobierno regional. En ese mismo año aparece como uno de los fundadores del Rotary Club de Barquisimeto. En 1941 funda junto a Casta Riera, Hermann Garmendia, Franco Medina, entre otros, el Centro Intelectual "Artes y Letras” con el propósito de rescatar y difundir el patrimonio cultural larense.

      El 9 de diciembre de 1941 es uno de los miembros fundadores del Centro de Historia Larense, junta a Antonio Alamo, Alberto Castillo Arráez, Hermano Nectario María, Ambrosio Perera, E. Macías Mujica, Alberto Silva Álvarez y Eliodoro Pineda. Al tiempo que se dedicó a estas actividades culturales-intelectuales, se desempeñó como Juez Superior del Estado entre 1937 a 1940, luego ocupó la mayoría de cargos en el Colegio de Abogados del estado. Desde 1937 a 1945 fue profesor de literatura e historia de Venezuela en el Liceo Lisandro Alvarado. Fue diputado de la Asamblea Legislativa entre 1939-40, Inspector de la oficina del trabajo entre 1943-45. En 1945 es elegido diputado por el estado Lara y presidente del Concejo Municipal de distrito Iribarren. En Caracas desde 1946 al 48 es abogado de la Creole y secretario de gobierno del distrito Federal. Desde 1949 hasta 1952 ejercería la gobernación del Estado Lara, destacando en el ámbito cultural la creación en 1951 de la "Biblioteca de Cultura Larense”, a través de ella se logró rescatar la obra de figuras estelares en la historia intelectual del estado. Un hecho lamentable producido en este período como gobernador fue enfrentar las secuelas del terremoto acontecido el 3 de agosto de 1950 en su ciudad natal, El Tocuyo. 

     Podemos imaginar lo que esto representó para un hombre que precisamente había dedicado parte de su vida a resaltar la historia de esta ciudad. Pero a pesar de que construyó obras como el edificio para la escuela "Padre Pérez Limardo”, ampliación del hospital "Egidio Montesinos”, el mercado público, la iglesia "La Valbanera”, la carretera El Tocuyo-Sanare e inicio la Tocuyo-Curarigua, no hay la menor duda de que fue cómplice de la destrucción de la ciudad y de la dictadura de Pérez Jiménez. Miembro desde 1949 de la Academia Nacional de la Historia, de la cual fue nombrado presidente en 1983, sucediendo al también ilustre tocuyano Blas Bruni Celli. Senador entre 1953-1955, vicepresidente del colegio de abogados del distrito Federal y luego embajador en Colombia entre 1955-1958.

     
   En este último año ejerce por poco tiempo el cargo de Ministro de Relaciones Exteriores. Desde entonces abandona los cargos públicos y se dedica a la producción intelectual fundamentalmente en el seno de la Academia Nacional de la Historia y en las aulas de la Universidad Católica Andrés Bello. Como gobernador y como miembro de la Academia contribuyó en la publicación de obras inéditas de personalidades ilustres de Lara: Lisandro Alvarado, Gil Fortoul, Egidio Montesinos, Roberto Montesinos, Riera Aguinagaldi, Trinidad Morán, entre otros Auspició congresos de geografía, historia, educación, religión y otros asuntos de interés tanto en el ámbito nacional como mundial. Felice Cardot fue nombrado hijo ilustre de El Tocuyo y cronista de esta ciudad desde el 20 de octubre de 1975, en sustitución del desaparecido Carlos Bujanda Yépez. Tanto el cargo de director de la Academia de la Historia como el de Cronista lo ejerció hasta el día de su muerte, acaecida el 18 de febrero de 1986, dejando a su esposa, Mercedes Castillo y a cuatro hijos: Carlos, Rafael, Luisa Mercedes y Gisela.

                                                                                      COPILACION DE PRENSA REGIONAL

Mercedes de Mujica


sábado, 26 de julio de 2014

Dr. Juan Pablo Tamayo

Eminente cirujano, profesor universitario con extensa labor de cirujano general, urología y oftalmología. Nació en El Tocuyo en el año 1857, hijo de Juan Pablo Tamayo y de Sacramento León. Al concluir sus estudios en su tierra natal viaja a la capital y estudia en la Universidad Central donde cursa la carrera de medicina, obteniendo el grado de Bachiller en Medicina y Cirugía el 14 de julio de 1878 y el de Licenciado en Medicina y Cirugía ese mismo año con la tesis sobre los temas de: Fagedenismo en el chancro, Fisiología de los ovarios y, Sangre. 

    Fue Miembro del Consejo de Médicos y destacado Profesor Universitario, desempeñó las Cátedras de: Clínica Quirúrgicas que entró a desempeñar como Interino en 1902; de Patología Externa, Interino en 1902; Profesor de la Cátedra de Clínica Obstétrica en 1911 y Profesor de la Cátedra de Clínica de Vías urinarias en 1912. Era de la estirpe generosa de aquellos maestros que saben descender del honroso sitial del propio mérito para tratar con sus alumnos cual un ingenuo camarada, dijo de él Pino Pou en 1920.

      Pasó por la Universidad, dejando huella imborrable de su entusiasmo por la ciencia y de su bondad inagotable. Jefe de Servicio No 3 de Cirugía del Hospital Vargas de Caracas. Fue uno de los 35 Fundadores de la Academia Nacional de Cirugía en 1904 y ocupó el Sillón XXX y fue Tesorero de la Junta Directiva de 1906-1908. Publicó y trabajos sobre: Heridas abdominales, Hepatotomía, Hipertrofia prostática, Tétanos traumático tratamiento mixto y curación, Cirugía Militar, Notículas médico-quirúrgicas, Aneurisma de la pedia y tumor suprahioideo. Murió trágicamente en su ciudad natal en el año 1919

Julio Garmendia Murrieta

Julio Garmendia Murrieta
     Julio Garmendia nace en la hacienda "El Molino" de la ciudad del Tocuyo el 9 de enero de 1898, hijo del Dr. Rafael Garmendia Rodríguez y de doña Celsa Murrieta. A causa de la temprana muerte de su madre, vive sus primeros años bajo el cuidado de su abuela en Barquisimeto. Tras cursar el bachillerato, llega a Caracas con su padre en 1915. A los 17 años, comienza una intensa labor como periodista en el diario El Universal y en distintas revistas de su época, al tiempo que participa activamente en los círculos intelectuales de la ciudad. 

    En 1923 se traslada a Europa, y fija residencia en Roma, luego en París y más tarde en Génova. Allí ejerce el cargo de cónsul de Venezuela. Durante su estadía en esta ciudad, publica su primer libro, La tienda de muñecos, en 1927. La mayoría de los críticos coincide en atribuir a esta obra la inauguración del género fantástico en Venezuela; aunque reconocen que otros autores le preceden cronológicamente. De lo que no hay duda es que el libro representa una transgresión en la corriente literaria predominante en el país, que aún se encontraba muy apegada a las formas y temáticas propias del criollismo y modernismo. A partir de 1940, tras haber recorridos los países nórdicos, comienza a trabajar en lo que será su segundo libro, La tuna de oro, que no termina hasta 1961. 

     En este texto el tono narrativo es mucho más oscuro, ayudado por el ambiente de la posteridad que presencia en sus viajes por Europa y que incide en sus lineamiento estéticos. La obra también retrata todos aquellos lugares asociados a su juventud en Venezuela. La crítica de su tiempo le otorga el Premio Municipal de Prosa por este trabajo. Al mismo tiempo, el Ministerio de Educación reedita su primer libro al reconocer su importancia. Garmendia continúa con su labor intelectual, pero no llega a producir otro libro en vida. Muere en Caracas a la edad de 74 años.

Francisco Tamayo Leòn

Francisco Tamayo Leòn
Nació en El Tocuyo, Estado Lara, Venezuela el día 4 de octubre de 1902. Hijo de Don Carlos Tamayo León y de Doña Abigail Yepes Piñero quien murió al nacer él; luego la crianza e infancia del joven Francisco les correspondió a sus tíos Carlos y Hortensia de Yepes Borges. Transcurre su infancia en una hacienda en las cercanías de la población de Sanare en el estado Lara. Estudia primaria en su ciudad natal a través de clases privadas a cargo del profesor José Antonio Rodríguez López.

A mediados de 1922, fue a Coro (Edo. Falcón) para continuar sus estudios, pero no le son reconocidos los años cursados con el profesor Rodríguez, Durante el tiempo que vivió en Coro establece amistad con destacados poetas e intelectuales corianos tales como José David y Elías David Curiel, Polita De Lima y otros.

En 1923, se encargó de la dirección de la revista Orto. La educación secundaria la inició en Los Teques y la culminó en Caracas en el Liceo Caracas (hoy Andrés Bello).

Tras ingresar en la Universidad Central de Venezuela, para seguir en la carrera de medicina donde cursa primer, segundo y parte del tercer año; toma parte en los sucesos políticos de 1928, lucha en la Federación de Estudiantes de Venezuela y finalmente abandona los estudios.

Se traslada a Mérida pretende proseguir los estudios de medicina, a la vez que continúa su actividad política incorporándose a la Federación de Estudiantes de Venezuela (seccional Mérida) de la que llega a ser presidente. En Mérida permanece hasta 1935 año en que decide regresar a Caracas, donde al año siguiente ingresa al recién fundado Instituto Pedagógico en el que se gradúa como profesor en ciencias biológicas en 1943 promoción Andrés Bello. Luego de esto realizó cursos de especialización en las ciencias biológicas, en Buenos Aires y en la vecina San Isidro (Argentina) y en Caracas, donde fue alumno de Henry Pittier.

Entre 1947 y 1978, ejerció la docencia tanto en el Instituto Pedagógico de Caracas como en la Universidad Central de Venezuela. Asimismo, la actividad docente la alternó con la de escritor e investigador.

Como botánico llevó a cabo exploraciones en diversas regiones de Venezuela para el estudio y clasificación de la flora; varias plantas venezolanas, descubiertas por él, llevan su nombre.

Fue cofundador de la Estación Biológica de los Llanos en Calabozo (Edo. Guárico). Aunque su obra escrita versa fundamentalmente sobre botánica, también realizó importantes estudios acerca del folklore y el léxico venezolano, especialmente el de la región del estado Lara. También participó en la reorganización del herbario del Instituto Universitario Pedagógico de Caracas y en el rescate y recuperación de la hoya hidrográfica de Tacagua (Distrito Federal).

Muere en la ciudad de Caracas a los 83 años de edad el día 14 de febrero de 1985).

Honores y reconocimientos

  • En Quibor estado Lara - Venezuela se creó el "Museo Antropológico de Quibor Francisco Tamayo"
  • Varias especies vegetales han sido nombrada en su honor, algunas de ellas son:
  • Axonopus tamayonis, Luces
  • Erytina tamayonis, Krukoff
  • Ichantus tamayonis, Ghase.
  • Lupinus tamayoanus, C.P.Sm.
  • Mammiliaria tamayonis, Killip & Schene.
  • Paspalum tamayonis, Luces
  • Peperomia tamayoi, Trel. & Yunck.
  • Tamayoa paraguanensis, F.Badillo</smallpene peludo
Obras de Francisco Tamayo
  • Especies descritas
  • Acanthocerus sicariguensis, Croizat & Tamayo
  • Drocera cendeensis, Croizat & Tamayo
  • Raputia larensis, Croizat & Tamayo
  • Sebastiana larensis, Croizat & Tamayo

Copilacion : Lic. Antonio J. Saldivia Landaeta

viernes, 25 de julio de 2014

Josè Pío Tamayo Perez

Josè Pío Tamayo Perez
     Escritor, poeta, comerciante, luchador social. Victima de la dictadura gomecista. Tamayo nació en El Tocuyo el 4 de Marzo de 1898, es el mayor de 11 hijos de una familia que se dedicaba al cultivo de la caña y al comercio, fueron sus padres José Antonio Tamayo Pérez y Sofía Rodríguez. Hizo escolaridad en su lar nativo, aprendió las primeras letras bajo la dirección de su tía la maestra tocuyana Juana Francisca Rodríguez. Continuó estudios en el liceo Bolívar y en el colegio La Concordia de El Tocuyo.
Desde muy joven muestra inclinación por las letras, ya a los 11 años se escapaba de la escuela para ir a la biblioteca de Bartolomé Losada a leer y descubrir otros horizontes.

   En 1912, cuando solo cuenta con 14 años de edad, su padre se traslada a Barquisimeto, para inscribirlo en el Colegio “ La Salle ”. Allí funda una imprenta con el nombre de GIL-BLAS y alterna su tiempo realizando labores de tipografía con los hermanos Juan y Joaquín Falcón. En ese tiempo escribe artículos que publica en varios periódicos.

    Al morir su padre, debe regresar a El Tocuyo para encargarse de la hacienda familiar. Allí abre un cinematógrafo, una línea de automóviles y el “Botiquín Júpiter”. Luego Intentó vanamente fundar un Gran Central Azucarero, que le ocasionó grandes pérdidas materiales a la familia.

     Bardo de inspirado lirismo al lado de Roberto Montesinos funda la revista lírica "Renacimiento", luego con el mismo Montesinos y sus amigos Rafael Elías Rodríguez, los hermanos Losada, (Hedilio y Alcides), Jesús García, entre otros funda el centro cultural "El tonel de Diógenes". Escribe la novela "El dolor de los Granujas" cuyo contenido contra el orden establecido lo hace sospechoso ante el General Gómez. Todas estas actividades despertaron la suspicacia del gomecismo y el mensaje del presidente del Estado Lara, general Velasco fue claro: Pío debe salir de Venezuela o será detenido porque tiene ideas subversivas y comunistas. Allí comienza su exilio-peregrinaje. 

   Salió de El Tocuyo el 11 de julio de 1922. Pasó por Puerto Rico, donde funda la revista “Bohemia” y colabora en la revista "Puerto Rico y Gráfica". En julio de 1923 se traslada a Nueva York donde trabaja en una imprenta. Allí entra en contacto con grupos de oposición al gobierno del general Juan Vicente Gómez, colabora en el periódico Venezuela Libre que dirige Francisco Laguado Jaime, al mismo tiempo que escribe en la Revista Universitaria. Allí también se familiariza con los postulados del marxismo, y en septiembre del mismo año, emigra hacia La Habana. participa en la fundación del Partido Comunista Cubano, así como en la formación de un grupo venezolano de lucha contra Gómez, de matiz socialista. En mayo de 1924, viaja a Barranquilla, donde funda la organización revolucionaria marxista Unión Obrera Venezolana.

     En septiembre de 1925 acude a Panamá como delegado a un congreso de estudiantes bolivarianos y participa como organizador y dirigente de una huelga de inquilinos desarrollada allí en septiembre del mismo año. Es detenido y enviado a Colón en calidad de prisionero, luego expulsado, junto con otros dirigentes extranjeros de la huelga. Viaja a Guatemala de donde sale expulsado, casi inmediatamente, por el gobierno del presidente José María Orellana. De allí pasa El Salvador. Y tras muchas dificultades y peripecias En diciembre de 1925, llega San José de Costa Rica; colabora en la revista Siluetas de la cual llega a ser director y en los periódicos Avispas y Nueva Prensa, donde permanece hasta su regreso a Venezuela, en octubre de 1926, aprovechando una “amnistía” concedida por Juan Vicente Gómez.
Aparece en Caracas en diciembre de 1927 y se incorpora al plantel de la revista Élite; colabora también en el diario Mundial, allí continúa sus actividades políticas, periodísticas y literarias. Su experiencia como itinerante le sirvió a Pío para afianzar su formación revolucionaria y establecer contactos con las luchas populares planteadas a lo largo del continente.
Pío se instala en Barquisimeto y viaja a Caracas a operarse de la sinusitis que lo aquejaba y a participar en la Semana del Estudiante y el Carnaval. El año 1927, realiza actividades clandestinas. Y en febrero de 1928, participa en la coronación de Beatriz I, Reina de los Estudiantes, en el Teatro Municipal de Caracas, acto en el cual lee su Homenaje y demanda del Indio , documento que hemos considerado el Primer Manifiesto Antigomecista, que culminaba con una invocación a reconquistar la libertad perdida.

    Es detenido el 13 de marzo y enviado, junto con otros dirigentes estudiantiles, al castillo de Puerto Cabello; por encima de la represión reinante funda la ‘Carpa Roja'. Escuela de Idealidad Avanzada, y dicta para sus compañeros de cautiverio clases de formación política y los inicia en la filosofía marxista del materialismo histórico, ; entre sus alumnos, estaban entre otros, Jóvito Villalba, Miguel Otero Silva, Fernando Key Sánchez, Miguel Acosta Saignes, Rodolfo Quintero, Kotepa Delgado, Iván Darío Maldonado, Angel “ La Bruja ” Márquez, Juan Bautista Fuenmayor, Rómulo Betancourt etc. En esta Escuela, ( La Carpa Roja ) se echan las bases para la creación del movimiento comunista en el país que Tamayo entendió en la perspectiva de una Idealidad Avanzada que hasta el presente no ha sido desarrollada. Sus alumnos saldrían del castillo a fundar el Partido Comunista de Venezuela, “Leniniano” de cómo entender el marxismo, Pío era profundamente progresista y humanista.

    Su prisión dura seis años, materialmente hasta su extinción física. Durante su detención en el castillo, se le agudiza una sinusitis crónica y contrae una grave enfermedad pulmonar.

      Es entregado a sus familiares el 15 de diciembre de 1934, cuando se tiene seguridad de su imposible curación. Sin embargo, sobrevive diez meses. Muere en el barrio Namur, Barquisimeto el 5 de Octubre de 1935

viernes, 18 de julio de 2014

Don Roberto Montesinos Garmendia

Don Roberto Montesinos Garmendia
     Nace en el Tocuyo en el 20 de julio del año 1.889 , poeta y periodista, educador, Fue profesor y director del Colegio Nacional de El Tocuyo, Director - Fundador de La Quincena Literaria ( El Tocuyo )

Procreado en El Tocuyo actual capital del Municipio Autónomo Morán del estado Lara el 20 de julio del año 1.889. Aun cuando su labor intelectual, estuvo centrada en los oficios relativos al arte, la literatura, poesía, docencia y el periodismo, esta importante figura del pensamiento universal venezolano, se puede definir como un filósofo, que supo manejar el arte del pensamiento para profundizar en la búsqueda de la comprensión del mundo para así explicar la razón de existencia del ser y específicamente el hombre que puebla esta parte del continente.

   Proveniente de una honorable familia de origen tocuyano, el poeta Roberto Montesinos fue hijo del médico Egidio Montesinos Agüero (Hijo del eminente maetro Tocuyano Don Egidio Montesinos Canelon) y de la señora Antonia Garmendia, contrajo matrimonio con la señora Rosa María Yánez de Montesinos siendo sus hijos Néstor, Mercedes y Diosdada Montesinos, Teresa, Carmen y Clemencia Yépez. Evidentemente que su formación estuvo influenciada por la profunda devoción por las ciencias profesadas por su abuelo paterno el maestro Egidio Montesinos Canelón, precursor del más avanzado pensamiento educativo en esta región del país.

    Las ideas de este personaje venezolano del siglo XX están enmarcadas por un rechazo al autoritarismo dictatorial gomencista que gobernó en las tres primeras décadas del siglo XX en Venezuela, razón por la cual fue detenido y confinado a prisión junto a otros jóvenes que se oponían a la tiranía.

    Se destacó como miembro del movimiento cultural “El Tonel de Diógenes” fundado por el poeta Pío Tamayo, Alcides Losada, Rafael Guédez, entre otros. De allí su pensamiento antilatifundista, expresado en su poema “Canto a la Luna” publicado en su obra La Lámpara Enigmática, donde deja constancia de su compromiso humanista, profesando su convicción por la necesidad de conquistar un mundo basado en la democracia que permitiera la igualdad de los hombres.

Su labor en el campo de la pedagogía y la docencia se destaca en las cátedras que ejerce como profesor de Historia Universal, Geografía y Mineralogía; por su manejo autodidacta de los idiomas Francés, Latín y Árabe, lo cual le permite ejercer como profesor de estas lenguas. Fue además Director de las siguientes Instituciones: Colegio Federal de Barcelona y San Felipe, Liceo Eduardo Blanco de El Tocuyo y Lisandro Alvarado de Barquisimeto.

     Entre sus obras más importantes destacan: La Lámpara Enigmática publicada en 1.925 y prologada por el Doctor Lisandro Alvarado, quien destaca los elementos Modernistas y de Vanguardia presente en la obra de Montesinos. Los Lagos Verdes (prosa 1.928) trabajo dedicado a su ciudad natal, referencia metafórica que ha sido adoptada como segundo nombre de la Ciudad de El Tocuyo. Fue traductor al castellano de importantes obras de la literatura europea.

     Es quizás uno de los más importantes periodistas de la entidad, destacándose su labor en el campo de la comunicación social como redactor del periódico El Heraldo de Barquisimeto, fundador de la Quincena Literaria de El Tocuyo, articulista de los periódicos nacionales El Fantoche, El Nacional, El Universal, El Impulso así como también de publicaciones internacionales.

   Fue propuesto en varias oportunidades para representar a Venezuela en el exterior como cónsul o embajador; cargos que no aceptó para dedicarse a su verdadera pasión: La escritura y la cátedra.

    La casa de Roberto Montesinos aún se encuentra en pie, como fiel testigo de los tiempos, resistiendo incluso el sismo que sacudió a la ciudad en 1950, está ubicada en la calle Sucre II cerca de la plaza Santa Ana, allí, su amada Rosa Margarita Yánez de Montesinos se encarga de cuidar celosamente su recuerdo que aún deambula por el barrio Santa Ana. Desde donde, este hombre ejemplar, supo proyectar al mundo sus pensamientos y filosofía. Muere en El Tocuyo un 13 de octubre de 1.953

Estudios, monografias y ensayos:
  • Discurso en la inauguración de la estatua de Don Egidio Montesinos ( 1925 ) 
  • Diego Labarta o El Noveloide ( 1939 )
  • Obras Completas: Obras en prosas y en verso ( 1974 )
  • Obras Poéticas: La Lampara Enigmática( poesías Escogidas ) 1925,
  • La Canción del Trigo ( 1926 )
  • De " El yermo de los extravíos" ( 1927 )
  • La Ciudad de Los Lagos Verdes ( 1927, 1987, Glosas y poemas en prosa )
  • La tristeza del sábado y otros Poema ( 1945 )
  • Motivos y Oraciones ( 1946 )
  • La lampara enigmática y otros poemas ( 1951 )
  • Pequeña Antología( 1964 )

Don Lisandro Alvarado Marchena

Don Lisandro Alvarado Marchena
     Nació en la ciudad de El Tocuyo, en municipio Morán (estado Lara). Sus padres fueron Rafael Alvarado y Gracia Benigna Marchena. En el colegio La Concordia (de El Tocuyo), regentado por Egidio Montesinos, recibió la influencia de los clásicos literarios y el conocimiento del latín, aspectos que serán decisivos en su vida intelectual.

      En 1871 viajó a Trujillo para finalizar el bachillerato. Al poco tiempo, la carencia de recursos por parte de su familia le obligó a dejar los estudios y trabajar como dependiente en una farmacia en Barquisimeto. No obstante, en 1878 se trasladó a Caracas para iniciar estudios de medicina. Durante este lapso estuvo en contacto directo con la intensa vida política del momento, caracterizada por el predominio de Antonio Guzmán Blanco. En lo intelectual pudo conocer el marco doctrinal del positivismo, representado en las enseñanzas de Adolfo Ernst y Rafael Villavicencio. En tal sentido, Lisandro Alvarado vio confrontada su visión religiosa y tradicionalista de la vida con las nuevas ideas científicas de fines del siglo XIX. En un primer momento, el positivismo influirá en sus investigaciones en el campo de la etnografía, la historia, el lenguaje, así como por su interés por varias culturas antiguas y modernas. En este período Alvarado compartió su saber científico con César Zumeta, Luis López Méndez y José Rafael Revenga, dando conocer sus primeros trabajos alrededor de 1882.

      A pesar de su primera inclinación hacia la doctrina positivista, el contacto con Cecilio Acosta, le permitió a Alvarado conectarse a tendencias neoclásicas distintas al positivismo. En 1881, por medio de Acosta pudo conocer a José Martí, quien tuvo una importante influencia en su visión de la vida y la ciencia. En este sentido, una vez que obtuvo su doctorado en medicina, Lisandro Alvarado se radicó en Ospino (Estado Portuguesa).

      Inició una vida itinerante que rodeó de leyendas su figura. Recorrió el país en lomo de burro, en canoas y a pie, lo que le permitió entrar en contacto directo con la realidad venezolana: los paisajes, la vegetación, la fauna, las costumbres y tradiciones populares, la manera de hablar de las personas, incluyendo los numerosos pueblos indígenas que conoció y cuya lengua pudo estudiar de primera mano.

Viajó a Europa como cónsul y como delegado médico, en 1891 volvió a la provincia e inició la publicación de un conjunto de trabajos de investigación. En este período redactó varios estudios: Neurosis de hombres célebres de Venezuela (1893) y Sobre las guerras civiles del país (1894). Aparte de estos trabajos, también publicó una serie de trabajos relacionados con la lingüística y la lexicografía, siendo el primero de ellos Ideas sobre la evolución del español en Venezuela (1903), siguiendo con Glosario de voces indígenas en Venezuela (1921), Alteraciones fonéticas del español en Venezuela (1922, reelaborada en 1929) y finalmente su Glosario del bajo español en Venezuela (1929). En 1920 regresó a Caracas para trabajar en la Dirección de Política Comercial (del Ministerio de Relaciones Exteriores). Como reconocimiento a su extensa labor en la investigación, fue incorporado como individuo de número de la Academia de Medicina (en 1905), la Academia de la Lengua (en 1922) y la Academia de la Historia (en 1923). Sus Obras completas en 8 volúmenes comenzaron a ser publicadas en 1958; sin embargo, queda todavía una colección inédita de sus manuscritos en custodia de la Academia Nacional de la Historia.

Fue masón en grado 30.

    Falleció en la ciudad de Valencia (Carabobo) el 10 de abril de 1931. En la actualidad, esa fecha es duelo nacional en Venezuela. Desde 1980 sus restos reposan en el Panteón Nacional.lel 

Jose Gil Fortoul


(Barquisimeto - Estado Lara, 29 de noviembre de 1861 - Caracas, 15 de junio de 1943), 

Don Jose Gil Fortoul
Fue un abogado, escritor, sociólogo e historiador venezolano, destacando además por su defensa y justificación del régimen de Juan Vicente Gómez, actividad que compartió con personajes como: César Zumeta, Pedro Manuel Arcaya y Laureano Vallenilla Lanz.


José Fortoul nació el 29 de noviembre el 1861 en la ciudad de el Tocuyo donde pasó su infancia y adolescencia se gradúa como bachiller en filosofía en el famoso colegio "LA CONCORDIA" del gran maestro de occidente Don Egidio Montesino Canelon. Sus padre fueron José Espirituanto Gil (El Pelon Gil) y Adelaida Fortoul. Viaja a caracas para comenzar sus estudios en la Universidad Central de Venezuela, en donde además recibió el doctorado en ciencias Políticas en 1885. En 1886 y 1905 realiza una intensa representación diplomática en Europa y América.

El periodista don Rafael Arévalo González desde su diario el "Pregonero “Lanzo la candidatura el honesto José Félix Montes. Esta candidatura iba a competir en las elecciones electorales en 1914

  • Fue Individuo de Número de las Academias Venezolanas de la Historia y de Ciencias Políticas y Sociales.
  •  Miembro Fundador del Instituto Internacional de Sociología de Francia y Director de El Nuevo Diario.
  • Fue condecorado con el Collar de la Orden del Libertador, la Medalla de Honor de la Instrucción Pública y con la Legión de Honor de Francia en el grado de Gran Cruz.

Publicaciones:

  1. José Gil Fortoul. 1879. Infancia de mi Musa, Imprenta Escobar. Barquisimeto – Venezuela.
  2. José Gil Fortoul. 1887. Recuerdos de París. Barcelona- España.
  3. José Gil Fortoul. 1888. Julián. Leipzig- Alemania.
  4. José Gil Fortoul. 1890. Filosofía Constitucional. París- Francia.
  5. José Gil Fortoul. 1891. Filosofía Penal. Bruselas, Bélgica.
  6. José Gil Fortoul. 1891. El Humo de mi Pipa. París – Francia.
  7. José Gil Fortoul. 1892. La Esgrima Moderna. Liverpool – Inglaterra.
  8. José Gil Fortoul. 1892. ¿Idilio?, Liverpool – Inglaterra.
  9. José Gil Fortoul. 1895. Pasiones, París – Francia.
  10. José Gil Fortoul. 1896. El Hombre y la Historia, París - Francia
  11. José Gil Fortoul. 1909. Historia Constitucional de Venezuela. Berlín – Alemania.
  12. José Gil Fortoul. 1915. Discursos y Palabras, Caracas – Venezuela.
  13. José Gil Fortoul. 1916. De Hoy para Mañana, Caracas – Venezuela.
  14. José Gil Fortoul. 1931. Sinfonía inacabada y otras variaciones. Caracas – Venezuela.
  15. José Gil Fortoul. Páginas de Ayer (obra póstuma).

miércoles, 9 de julio de 2014


Dr. Carlos Bujanda Yepez

Dr. Carlos Bujanda Yepez

     Carlos Bujanda Yépez, a quien conocemos por su libro Crónicas de la Ciudad Madre (1968), nació en El Tocuyo el 25 de julio de 1911, en el contexto del auge agrícola, sustentado en la cañicultura y el café, riqueza que se irradió al resto de actividades, como las artísticas y culturales. Carlos Bujanda Yépez fue hijo del poeta y médico Ezequiel Bujanda y de Juana Yépez Borges; estudió la primaria y luego el bachillerato en el Colegio Federal, graduándose en 1928. Estudia derecho en la Universidad de Los Andes, y luego en la Universidad Central de Venezuela en Caracas, graduándose en 1936.


     Luego se especializó en derecho social. Entre sus cargos públicos están: consultor jurídico del estado Lara, diputado al Congreso Nacional, profesor del liceo Lisandro Alvarado, presidente de la Corte Suprema de Justicia del estado Lara, diputado por el distrito Morán, inspector de trabajo, juez de primera instancia, procurador general del estado Lara, asesor jurídico de las Fuerza Armadas, presidente del Colegio de Abogados del estado Lara, fiscal del Ministerio Público.

    Fue individuo de número del Instituto Venezolano de Derecho Social desde 1956 y del Centro de Historia del estado Lara desde 1968. Mantuvo una columna en los diarios El Impulso y en El Tocuyo, donde dedicó espacio a la historia de la Ciudad Madre. Como buena parte de su familia, fue un excelente músico, desempeñándose en el piano, el violín y el contrabajo. Estuvo casado con Irma Anzola Espinoza y tuvo 6 hijos: Irma, Carlos, Carmen, Josefina, Lucía y Luis Enrique. Muere el 18 de enero de 1972.

     En su obra Crónicas de la Ciudad Madre, Bujanda recoge historias cotidianas, tomadas de las tradiciones populares, desde los aborígenes, los pasos de Carvajal y los españoles, las haciendas y la economía tocuyana, los alzamientos políticos, los entretenimientos, los fantasmas, los locos, los chismes, la música y la bohemia tocuyana, son abordados en forma sencilla, sin pretensiones eruditas, que fueron publicadas en el semanario El Tocuyo, dirigido por José González.


Copilacion : Lic Antonio J. Saldivia Landaeta

Doña Rita Tamayo de Rodriguez


Presbítero Jose Maria Lucena Morles


Don Jose Rafael Colmenares Paredes


lunes, 7 de julio de 2014

José "Che" María Giménez

José "Che" María Giménez
     Nació el 15 de agosto de 1915, Agua Clara, cerca de El Tocuyo Estado Lara en la Republica de Venezuela.. Hijo del  artista,escultor y tallador  Ezequiel Gimenez (Mano Quiel) y de  Doña Hercilia .
 Entre 1936 y 1940 estudió en la Escuela de Artes Plásticas Martín Tovar y Tovar de Barquisimeto. Recibió clases de los maestros Rafael Monasterios, Eliézer Ugel y Luis Ordaz, quienes lo influenciaron notablemente en su trabajo posterior. En 1940 participa en una exposición colectiva realizada en la Escuela de Artes Plásticas Martín Tovar y Tovar de Barquisimeto, en la que obtiene el primer premio, y en 1945 presenta una muestra junto a Ángel Hurtado en la Casa de la Cultura de El Tocuyo (Edo. Lara), con motivo del cuatricentenario de esa ciudad. En 1954 obtiene el Premio Centro Social de Barquisimeto en el I Salón Julio T. Arze con un paisaje del Edo. Lara. 

    Paralelamente a sus actividades artísticas se dedica a la política, desempeñándose como Secretario del Concejo Municipal del Municipio Morán (Edo. Lara) durante 15 años. A mediados de 1960 retoma la pintura con mayor énfasis, mientras cultiva la música y la composición de piezas musicales. Las obras de estos años tienen una evidente influencia de Rafael Monasterios que se manifiesta en su pincelada, el tratamiento de las atmósferas y el uso de los colores tenues. Giménez siempre tuvo presente dentro de su quehacer artístico el descubrimiento y la querencia de lo autóctono, del paisaje vernáculo larense que llegó a pintar hasta el final de su vida.

   
 En los años setenta se nota una maduración tranquila y sobria en su obra, que se refleja en los paisajes de entonces. "Variadas formas y enfoques tuvo Che María Giménez para abordar la creación artística, pero siempre signadas por la apreciación del dibujo y de los espacios abiertos, referidos a Lara, aunque también llegó a pintar el Ávila de Caracas. Se puede comprobar en sus obras la exaltación de la atmósfera xerófila, la musicalidad de los ambientes, la exaltación del folklore de los pueblos larenses y en otras el color de hecatombe, fulgurante" (Aranguren, 2000). Fallecio el 13 de agosto de 1991, Barquisimeto, Edo.Lara.

Exposiciones individuales 

1969 Galería Rafael Monasterios, Barquisimeto
1970 Galería Rafael Monasterios, Barquisimeto
1971 Galería Michelena, Caracas
1972 Galería Rafael Monasterios, Barquisimeto
1973 Centro Profesional de Barquisimeto / Galería Boulevard de Arte, Caracas
1974 Comando de Infantería de Marina, La Guaira
1975 Banfocove / Sala de Exposiciones Bancarios, Caracas

Exposiciones póstumas

2001 Galería Rafael Monasterios, Ucla

Premios

1940 Primer premio, Exposición de la Escuela de Artes Plásticas Martín Tovar y Tovar, Barquisimeto
1954 Premio Centro Social de Barquisimeto, I Salón Julio T. Arze

Dr. Argimiro Bracamonte .

Dr. Argimiro Bracamonte 
Nació el 08 de Diciembre de 1.914, en Anzoategui, Distrito Morán Estado Lara. Sus padres Don Blas Bruni y Doña María Visitación Bracamonte. Sus estudios primarios y secundarios los realizó en el Colegio Federal de El Tocuyo y el Colegio la Salle de Barquisimeto respectivamente. 

Estudia Medicina en Nápoles (1939), hace Doctorado en Génova (Italia) en 1940. En la Universidad Central de Venezuela realiza Postgrado en medicina Interna en 1946, en Francia realiza los siguientes Postgrados: Pediatría (1950), Enfermedades del Tórax (1952) y Cardiología (1967). 

Contrae matrimonio con la profesora Nancy Penélope Ottolina el 03 de Julio de 1.971.

Cargos Desempeñados

1.946-1.948 Médico Jefe de la Unidad Sanitaria de Puerto Cabello.
1.952-1955 Director del curso de Postgrado en Neumonología, El  Algodonal, U.C.V., Caracas.
1.956-1.959 Médico Jefe del Servicio Cardio-Respiratorio del Hospital Antonio María Pineda de Barquisimeto.
1.959-1.963 Senador por el Estado Lara al Congreso Nacional.
1.963-1.964 (Febrero-Abril) Gobernador del Estado Lara, en esta etapa promueve la creación de FUNDALARA, se dotan de acueductos y de viviendas rurales a varias poblaciones larenses, manifestando así su preocupación por la higiene ambiental.
1.966-1.967 Asistente extranjero en el Hospital Boucicaut, París.
1.968-1.975 Rector de la Universidad Centroccidental “Lisandro Alvarado”, gestión durante la cual se hicieron grandes avances en la capacitación del personal Docente y de Investigación. Se creó el Consejo Asesor de Investigación y Servicios (C.A.D.I.S.) en la actualidad (C.D.C.H.T.), se mejoran los servicios de Bienestar Estudiantil y el ámbito físico de la Universidad.
1.970 Miembro de la Sociedad Bolivariana de Venezuela.
1.971 Individuo de Número del Centro de Historia Larense.
1.975 Ministro Consejero de Asuntos Culturales, Embajada de Venezuela en París.
1.979-1.984 Concejal del Distrito Iribarren.
1.984-1.988 Director de la Comisión de Asuntos Ecológicos de la Fundación Amigos de Barquisimeto.
1.984-1.988 Miembro de la Comisión Coordinadora FUNDACULTURA- CONCEJO MUNICIPAL.
1.987 Miembro Honorario de la Asociación Cultural Humbolt.
Cargos que desempeñó con la mayor dignidad, ejemplar dedicación y legítima vocación de servicio y que le hicieron acreedor del respeto y admiración de toda la región y del país.

Condecoraciones y Distinciones
Orden Andrés Bello en su Primera, Segunda y Tercera Clase (1.968).
Orden Francisco de Miranda en su Primera Clase (1.971).
Orden Ciudad de Barquisimeto, Concejo Municipal del Distrito Iribarren (1.972).
Orden Jacinto Lara en su Primera Clase (1.974).
Honor al Mérito, Sociedad Amigos de Barquisimeto (1.975).
Honor al Mérito Ciudadano, Orden Cámara de comercio del Estado Lara (1.978).
Orden Lisandro Alvarado de la Universidad Centro Occidental “Lisandro Alvarado”(1.987).

Escritor de lírica prosa y depurado estilo, orador de elocuente verbo, siempre defensor de la justicia y la paz. Maestro por excelencia, a través de su diálogo en permanente señalamiento de los supremos valores. Junto a su vasta formación académica científica, su pasión por los libros y el saber, lo llevaron a poseer una sólida y bien sedimentada cultura humanística que unida a sus profundas convicciones éticas y religiosas, lo orientaron a una concepción más humana y cristiana de la vida.

Muere el 30 de septiembre de 1.988 a la edad de setenta y cuatro años (74).
Por tan paradigmáticas virtudes, toda la colectividad larense de una u otra forma ha rendido culto a su memoria y perpetuado su nombre con numerosos reconocimientos post-mortem. 

Homenaje de la Universidad Centroccidental “Lisandro Alvarado”, al otorgarle el Doctorado Honoris Causa post-mortem (1.988) y la Medalla Institucional de la UCLA (1.990). Se erige un busto en la plaza que lleva su nombre en el edificio rectoral, La Biblioteca de Medicina y el Núcleo de El Tocuyo llevan el nombre de este ilustre personaje. La Dirección de Cultura de la UCLA publica la serie literaria Doctor Argimiro Bracamonte (1.989).

 Homenaje del Concejo Municipal del Distrito Iribarren al designar a una Avenida de la ciudad de Barquisimeto con el nombre de Dr. Argimiro Bracamonte (1.988).

Homenaje del Concejo Municipal del Distrito Morán al nombrarlo Hijo Ilustre de El Tocuyo, donde su retrato ocupa un sitial de honor en la “Galería de Tocuyanos Ilustres”(1.988).

Don Saturnino Rodriguez Garcia

Don Saturnino Rodriguez Garcia
 Nació en El Cauro, Guárico, el 2 de octubre de 1829. Durante su extensa vida, 86 años, superó los obstáculos que la pérdida de la visión, a pocos días de su nacimiento, le acarreó. Su pasión musical la heredó tanto de su padre José Ángel Rodríguez como de su abuelo, Juan Rodríguez. Ellos, junto a su madre Juana Francisca García, se esmeraron en su educación, aprendió a leer por el sistema Braille y asistir a las clases del maestro Egidio Montesinos en el Colegio La Concordia. Con el maestro José María Rodríguez aprendió teoría y solfeo y a tocar los primeros instrumentos. Luego se perfeccionaría en el dominio de la guitarra, violonchelo, la flauta, entre otros, con el maestro Pedro Álvarez.

Muy joven asume la enseñanza de la música, tanto en el manejo de los instrumentos como por el canto. Fue corista en las iglesias de El Tocuyo,  docente en el recién fundado Colegio Nuestra Señora de Altagracia en Quíbor con el maestro Mateo Liscano Torres (1859). Allí contribuiría a formar a destacados músicos como Gelasio Rivero, Clemente Echegaray, Félix Francisco Rodríguez, Francisco Jiménez (flautistas); Félix Sánchez Durán, Pablo Rivero García, Pablo Ilario Jiménez (violinistas). Allí dictó las cátedras de gramática castellana y francés.

En Quíbor creó una orquesta y siguió con sus actividades de corista. En El Tocuyo continuó su carrera pedagógica, en 1874 crea la primera escuela de música. En 1884 formó la reconocida Banda Bolívar. En Curarigua permanece algún tiempo y entre sus alumnos Enriqueta Gutiérrez, Zoila Álvarez, Cruz María Sigala, Francisco Gutiérrez, entre otros. En El Tocuyo tendríamos a Isidoro Agüero, Jesús María Falcón, Rafael Rodríguez Veracochea, Cruz Tovar, Mamerto Tovar, Juan Antonio Gil Garmendia, Rafael y Juan Colmenares, Jesús María Rodríguez, entre éstos destacan sus propios hijos, fundamentalmente José Ángel Rodríguez López. Compuso música profana y sagrada. Es considerado como el que introdujo en los valses de la época el estilo europeo.

Se casó primero con Rosa Albina López con la que tuvo tres hijos y de la cual enviudó, casándose después con la hermana de ésta, María López y de cuyo matrimonio nacieron ocho.

Dr. Julio Alvarado Silva

Alvarado Silva quien nació el 5 de julio de 1903, hace sus estudios primarios en El Tocuyo y luego hizo su bachillerato en el recién creado Colegio La Salle. Más tarde, bajo la tutela de su tío Lisandro Alvarado, estudió derecho en Caracas, donde recibió su título en 1924. En este mismo año muere su padre y le tocó heredar buena parte de sus responsabilidades, que como jurista tenia éste entre la ciudad de Barquisimeto y El Tocuyo.

Se dedicó al servicio público y a la consagración de algunos ideales. Alvarado Silva tienen en sus genes la herencia de pensadores y luchadores, el más conocido fue su tío el sabio Lisandro Alvarado, su padre Rubén, reconocido jurista quien se dedicó además al estudio y la defensa de nuestros aborígenes.  Su abuelo materno fue el general de división Toribio Silva, quien fue presidente del estado Lara entre 1872-74

Quizás lo más recordado en la vida de este hombre fue su decisión de participar y convertirse en protagonista del movimiento encabezado por el General José Rafael Gabaldón contra la dictadura gomecista en 1929. A este joven abogado de apenas 26 años le tocó asumir el rol de militar revolucionario y tomar la ciudad de El Tocuyo en el mes de abril de ese año, junto a los que se alzaron en Quíbor tomaron luego los Humocaro, Biscucuy, donde se encontraron con el general Gabaldón y al final ocurrió la contienda triunfal en Guanare, donde derrotaron a los gomecistas y fue reconocida a nivel nacional la valentía de estos jóvenes combatientes. Finalmente, se impuso las fuerzas opresoras del Gobierno y junto a Gabaldón y otros guerreros duró cinco años prisionero entre las Tres Torres de Barquisimeto y el Castillo de Puerto Cabello.
A la muerte de Gómez, en 1936, y hasta la fecha de su muerte ocurrida en El Tocuyo el 18 de noviembre de 1960, este luchador intelectual se dedicó al ejercicio público, siendo secretario general del estado Lara y Cojedes, gobernador del Territorio Federal Amazonas, diputado por el estado Lara, asesor jurídico de varios ministerios, fundamentalmente en el área agrícola. Durante algunos años ejerció cargos como edil y Presidente del concejo del distrito Palavecino, donde por cierto desarrolló sus actividades como agricultor en su conocida propiedad “La Mata”

El Padre Macario Yepez

El Padre Macario Yepez

Sacerdote, escritor, educador y político, nació en El Tocuyo el año 1798 según libro  "Crónicas de la ciudad madre"  del insigne cronista Dr. Carlos Bujanda Yepez, sus padres Francisco de Paula Yépez, Tocuyano y María Josefa Tovar, quiboreña,  el 23 de Abril  de 1799 es bautizado en la ciudad de Barquisiemto ..de hay la confucion que nació en esta ciudad, pero no; el es tocuyano.

Cursó estudios de Latinidad y Gramática en la escuela de Latinidad fundada por el presbítero Manuel Yépez en la ciudad de El Tocuyo; en 1819 ingresó al Seminario Tridentino de Caracas y simultáneamente a la Universidad, donde obtuvo el titulo de bachiller en Filosofía en 1882; dos años más tarde, se graduó de maestro en Filosofía y culminó sus estudios sacerdotales, el 10 de octubre de 1824 en el Monasterio de Santa Clara. Políticamente se identificó con los conservadores, y ejerció diferentes cargos como el de miembro del Congreso Nacional en 1841 y 1844; Vicepresidente de la Cámara de Representantes entre 1842 y 1843; Senador Principal por Barquisimeto en 1846; además presidió la Junta Regional para Repatriar los restos de El Libertador. En 1849 resultó electo Vicepresidente de la Asociación de Conservadores de Barquisimeto, figurando como fundador y redactor de El Correo de Occidente, órgano informativo de esa sociedad. En el año 1854, se vio involucrado en el asesinato del Gobernador de la Provincia, Martín Maria Aguinalde, junto a otras personalidades destacadas de la ciudad de Barquisimeto, tales como el Dr. Rudesindo Freitez, Juan de Dios Ponte, Ramón Perera, Andrés Alvizu, Antonio María Pineda y los presbítero José Mará Raldiriz y Bacilio Roque, entre otros; detenido y trasladado a Caracas, más tarde fue liberado. Se le cita como un excelente orador especialmente en sus intervenciones como parlamentario y defensor de la causa conservadora. Pero sin dudad alguna, que el hecho que marcó su vida y lo perpetua en la historia de la patria, es la actitud asumida en el año 1856, cuando una terrible epidemia de cólera azotada a la población barquisimetana y ante la presencia de la imagen sagrada de la Divina Pastora, trasladada desde el pueblo de Santa Rosa a la ciudad, ofrece su vida a cambio de que la epidemia se detuviera. Sucedió que enfermó de cólera, la cual degeneró en Tifus, muriendo el 16 de junio de 1856, siendo sus restos depositados en el Cementerio San Juan. En su memoria se construyó una plaza frente a la sede actual del Rectorado de la Universidad Centroccidental Lisandro Alvarado, y cada catorce de enero, cuando nos visita la venerada imagende la Virgen Divina Pastora, se recuerda también el sacrificio del sacerdote.

Fue Presbítero Maestro. Sacerdote de heroicas virtudes y de gran sabiduría e ilustre escritor. Reconstruyó el templo de la Inmaculada Concepción de Barquisimeto destruído por el terremoto de 1812. 
El Padre Yépez levantó información en El Tocuyo en 1819 sobre su conducta y limpieza de sangre, en razón de que aspiraba a una beca de estudios en el Real Colegio Seminario Tridentino de Caracas.
 Pidió entonces que se le reconociese, como lo hubo de ser después de oídos los testigos, el haberse mantenido "con el honor, decencia y honestidad correspondiente, observando una conducta arreglada y únicamente ocupado en los estudios" que cursaba en El Tocuyo. 

Don Trino Gómez

Don  Trino Gomez

   Don Trino Gómez, es uno de los más grandes compositores tocuyanos del género popular y de la música con contenido social, llena de añoranza. Nace en El Tocuyo el 1º de enero de 1916, hijo de Susana Gómez. A sus 34 años le toca vivir uno de los momentos más difíciles de su amada ciudad, el terremoto de 1950, de allí escribe: Casita de Lata, donde describe que su ciudad cuatricentenaria, gloriosa e histórica es transformada en barracas de zinc, remedo de pueblo, sin tradición y sin alma. La musa está herida de muerte, pero la inspiración busca en el recuerdo para cantarle a ‘La Ciudad de Los Robles’.


     Recuerda a su hermano criador de chivos y escribe: ‘La Vaquita del Pobre’, y en un grito desgarrador e indefenso, ante la dura realidad exclama: “Por qué el jardín del pobre, no tiene primavera”… Pero a veces, también es optimista y canta El Tocuyo que renacerá de sus ruinas, canta a la industria, que para él como muchos otros, aspiraba lograría la independencia económica de su pueblo y escribe: ‘El Pito del Central Tocuyo’. Luego, el músico, con su vuelo romántico, nos hará oír: Alondra, Monte Carmelo, Carmen, Año Nuevo, Visiones de Semana Santa y algunas otras que permanecen en la privilegiada voz del Raúl Orozco, su mejor intérprete. Hombre humilde, sin grados académicos, sin dinero y sin abolengo entró a la Galería de los Tocuyanos Ilustres. A la edad de 53 años muere en su ciudad, el 29 de marzo de 1969. 

domingo, 6 de julio de 2014

José Ángel Rodríguez López

José Ángel Rodríguez López

José Ángel Rodríguez López nació en El Tocuyo el 13 de diciembre de 1880, estudia sus primeras letras en la escuela privada de Félix Modesto Aranguibel, luego sería inscrito en 1893 en el Colegio La Concordia de Egidio Montesinos. Su condición económ
ica no le permitió seguir los estudios y desde muy temprana edad trabajó como cajero y contabilista en varias casas comerciales, entre ellas la de los hermanos Tamayo Pérez (1899) y García Hermanos (1903) y luego por muchos años fue gerente de la compañía de Luz y Fuerza Eléctrica. En 1916 se casa con Mercedes Suárez, de la cual enviuda en 1923 y de cuyo matrimonio nacen Ligia y Carmen Cecilia. En 1927 contrae sus segundas nupcias con la que sería su compañera hasta la muerte, doña Rita Tamayo Rodríguez, hermana del poeta Pío Tamayo. De este matrimonio nacieron Antonio, María Teresa, Luisa Cristina, Elena y Juan. Anterior a sus dos matrimonios había tenido a Romelia Mesa, José, Pablo y Carmen Teresa Yépez.


Su acción musical comienza en 1902 como docente, además de dominar casi todos los instrumentos. Desde 1927 fue docente del Colegio Federal, del que fue subdirector y secretario hasta la jubilación en 1958, habiendo impartido clases de castellano, inglés, francés, matemática y física. En 1922 funda la Orquesta Armonía que amenizaba las fiestas, retretas dominicales y en el cine mudo de la época. En 1926, la Estudiantina Aurora, en 1937 dirige la Escuela de Música Saturnino Rodríguez hasta que ésta fue cerrada en 1955. En los años ’40 dirige la Orquesta Euterpe, creada por uno de sus discípulos, Pablo José Montesinos. En 1960 es director de la cátedra de música del Centro de Extensión Cultural Alcides Lozada, funda el Orfeón Pablo José Briceño. En estos mismos años crea la Escuela de Música Santa Cecilia.


La producción musical de don José Ángel es realmente basta, se conocen al menos unas 100 composiciones: En el género profano se encuentran El héroe de corpahuaico, Salve, Reina; en la música sacra Plegaria a Jesús Crucificado, Palmas y olivos; en el vals Amalia, Ensueños de Oro; en el bambuco Azul y blanco, cuya letra es del poeta Hedilio Lozada, en el joropo Tu dulce encanto y en el género romántico El beso casto, letra de Alcides Lozada, Los recuerdos, escrita por Ezequiel Bujanda. También creó varios himnos, entre ellos el de El Tocuyo en su cuatricentenario, letra de Roberto Montesinos. Muere el 10 de septiembre de 1966.

Hilario Luna y Luna

Hilario Luna y  Luna
Nace en El Tocuyo en 1862, ya en 1877 ingresa al Colegio de la Concordia, del cual egresa como bachiller en el año 1880 junto a hombres de la talla de Jesús María Gil Garmendia, Jesús María Lucena Morles, José Gregorio Limardo, Ramón Pompilio Oropeza, Pedro Montesinos, entre otros.

     Hilario Luna y Luna era hijo del Coronel Anastacio Luna y de la señora Francisca Luna quienes llevaban este apellido por haber sido criados ambos por doña Jacinta Luna de Oropeza. Eran los Luna una familia humilde de descendencia negra a quienes bajo esta situación mucho les costó destacar en El Tocuyo aristocrático de la época.

     Siendo estudiante, Hilario Luna y Luna comienza su camino en las actividades literarias, fundando el periódico ‘Caracol', de poca existencia, luego 1884 crearía el periódico ‘La Idea', que fue el primer periódico diario del estado Lara. En 1887 comienza sus estudios de derecho en Barquisimeto donde muy rápidamente sumaría a su creatividad poética su participación activa en la política. En esta ciudad es uno de los incitadores que en 1889 organiza un movimiento para enfrentar el guzmancismo. Su cuarto de estudiante se convirtió en un centro de discusión y organización política, de allí nace el periódico ‘La República' con el fin de fomentar las candidaturas oposicionistas al Gobierno de Guzmán Blanco.


Con la revolución legalista de Joaquín Castro en 1892 se desempeña como Jefe Civil en El Tocuyo, en 1894 es el secretario general del estado Falcón y al año siguiente ocupa el mismo cargo en Mérida, regresando luego a Barquisimeto.

Tanto como abogado como en sus actividades literarias y políticas destacó siempre Hilario Luna y Luna como hombre profundamente polémico, este mismo carácter lo llevó hasta la lucha armada en defensa del recién establecido gobierno de Cipriano Castro y contra el alzamiento del General José Manuel (El Mocho) Hernández en 1899, encontrando la muerte en la batalla de Baraguas el 26 de noviembre.

Francisco Suárez

Don Fancisco "PANCHO" Suarez
 Francisco Suárez es continuador de la obra educativa de Don Egidio Montesinos. Nació en El Tocuyo el 10 de octubre de 1876, hijo de Jesús María Suárez y Engracia Aguilar. Egresó del Colegio La Concordia en 1897. En 1908 fundó el Liceo Bolívar, que luego fue cambiado el nombre por Escuela José María Lucena.

        En 1912 funda la escuela Wohnsiedler en Barquisimeto, pero problemas de salud lo hicieron regresar. A la muerte de Don Egidio fue nombrado subdirector del Colegio La Concordia. Luego fue docente de la escuela de hembras Padre Pérez Limardo y la de varones  José Gregorio Hernández y de esta última fue también su director hasta 1930 y recibe la jubilación en 1939.

     Escribió varios textos de carácter pedagógico y fue articulista en los periódicos de la época. Fue dos veces presidente del Concejo Municipal, administrador de rentas y del Registro subalterno, síndico y juez del municipio Bolívar. Estuvo casado con Francisca Yánez y tuvo cuatro hijos: Ester, Carmen, Carlos y Blanca. Es miembro del Centro de Historia Larense en 1945.

      Junto a José González es de los fundadores del Museo de Arte Colonial, y de La Galería de Tocuyanos Ilustres, de la que hoy meritoriamente forma parte. Murió el 29 de septiembre de 1961.

Don Raul Colmenares Guedez

Don Raul Colmenares Guedez
Nació el 28 de junio de 1918, hijo de Jesús Colmenares Escalona y Josefa Guédez, dedicó parte de su vida a la promoción de la cultura popular de su lar natal. Estudió la primaria en la escuela José Gregorio Hernández, bajo la dirección del maestro Francisco Suárez y la secundaria entre el Colegio Federal y el Colegio La Salle en Barquisimeto, graduándose de bachiller en 1943. 

   Inicia estudios en derecho, en la UCV, Mérida y Valencia, pero sus dificultades económicas y de trabajo le impidieron obtener el título. Desde 1948 en el Primer Festival Folklórico Nacional en Caracas, trabajó siempre con la cultura y la historia de El Tocuyo. Además, en los años 50 se desempeñó como fiscal del Ministerio de Obras Públicas, miembro fundador y director del Centro Agrícola de El Tocuyo, jefe de relaciones públicas del Central Tocuyo en 1960. En 1952 se casa con Bolivia Mendoza, y tuvo como hijos a: Raúl José, Juan de Jesús, Bolivia Cristina, María del Rosario, José Manuel y María Inmaculada, hermosa familia que compartió su amor y pasión a El Tocuyo

 También fue docente desde 1961, siendo profesor de ciencias sociales en el liceo Eduardo Blanco entre 1961 a 1964, en el liceo Libertador y el Carrasiolo Parra de Mérida en 1965, en el liceo José Rafael Pocaterra en Valencia en 1967, y regresa al Eduardo Blanco entre 1970 hasta 1984. Fue director publicitario de Radio Colonial. 

   En 1966, fue uno de los promotores del Primer Festival Folklórico del estado Lara. En 1967 fue presidente de la asociación de scouts de Morán, secretario ejecutivo de la Casa de la Cultura, desde 1970 fue director y administrador del seminario El Tocuyo, en su tercera y última etapa, dándole continuidad a la vida periodística que estaba de capas caída en la ciudad. En 1973, fue secretario privado de la gobernación del estado Lara, entre 1973 a 1976 fue jefe de relaciones públicas del Consejo Municipal de Morán, entre 1974 a 1980 fue presidente de la Casa de la Cultura.

   En 1974 fue miembro del comité organizador de los primeros carnavales de El Tocuyo y en 1978 los presidió. En 1986 fue designado cronista oficial del municipio Morán. De 1986 a 1987 fue presidente del Rotary Club. Escribió y editó varios folletos sobre el tamunangue y otras manifestaciones culturales de su ciudad natal.  Muere el 23 de junio de 1992. 

General Jose de la Trinidad Moran

General Jose de la Trinidad Moran
Hijo de Gregorio Morán y María del Rosario Manzano, nació en El Tocuyo, Venezuela, el 26 de Noviembre de 1796. Admitido como aspirante en el 5º Regimiento de La Unión (1812), participó en la campaña sobre Barinas. En junio de 1813 ingresa al ejército venezolano bajo el mando del Libertador Simón Bolívar en compañía de su hermano Juan Jacinto. Su primera intervención militar fue en Guanare, después en la Batalla de Taguanes bajo las órdenes de José Félix Ribas. Acompaña al joven Bolívar en su entrada triunfal a Caracas el 6 de agosto de 1813.

Morán regresa a Valencia y lucha en la batalla de las Trincheras y en Vigirima. Participó también en las batallas de los Horcones, Bárbula, Puerto Cabello, La Victoria y San Mateo, donde sale herido; en estas precarias condiciones se une a la emigración del ejército patriota ante la inminente ofensiva española encabezada por Boves. En retirada hacia Barcelona (julio de 1814), apenas podía caminar, y Bolívar se detuvo para hacer desmontar a un soldado y dar el caballo al joven herido. Incorporado como subteniente al Batallón Girardot, concurrió a la defensa de Aragua de Barcelona (17 de agosto).

Independencia de Colombia


Con Bolívar pasó a Cartagena de Indias y Tunja. Se dirigía hacia el Cauca con otros oficiales, cuando fue hecho prisionero. Empleado primero en oficios viles, luego en las bóvedas de los castillos de Bocachica y barriendo las calles en Cartagena, fue a la postre incorporado a filas como soldado (julio de 1818). Ese mismo año fue fusilado su hermano Juan Jacinto al igual que ocurrió con su padre en 1813 por el ejército realista.

Por su valor fue ascendido a cabo y a sargento, y recomendado para el empleo de subteniente. Obtuvo el comando de una lancha armada y con ella se presentó al campamento patriota. Enviado a Bogotá con el parte de aquella acción, fue recibido por Bolívar, quien dispuso su ascenso a teniente y lo destinó al Regimiento Guías de Apure (marzo de 1820).

Independencia de Ecuador y del Perú

Pasó a Guayaquil (diciembre de 1820), donde se le reconoció como capitán y tomó a su cargo la I Compañía del Escuadrón de Dragones del Sur. Bajo las órdenes del general Antonio José de Sucre, concurrió a la batalla de Pichincha (24 de mayo de 1822).

Ascendido a teniente coronel graduado (4 de enero de 1823), se incorporó a la división auxiliar enviada al Perú. Llegó a Lima el 1° de mayo de 1823 y el Presidente Riva Agüero lo envió como parlamentario para proponer una suspensión de hostilidades a los realistas; pero al entrevistarse en Tarma con el general José Canterac, éste dispuso que fuese detenido. Se le trasladó a Jauja, y luego a Huancayo y Lima. Retirado el ejército realista a Lurín, se le envió con una carta para Sucre.

Junto a Sucre marchó al sur para secundar la acción de las fuerzas peruanas del general Andrés de Santa Cruz enviadas a Intermedios, la expedición de Sucre ocupó la ciudad de Arequipa donde Morán tomó el mando del Batallón Vencedor, pero frustrada la coordinación con Santa Curz el ejército libertador se embarcó en Quilca al tiempo que los realistas recuperaban la ciudad tras batir a la caballería de Miller. Se presentó con sus hombres ante Bolívar en Huaraz, para emprender la acción contra Riva Agüero y luego pudo colaborar en la organización de la campaña final contra los realistas.

En Huaraz, asumió el comando del Batallón Vargas, con él estuvo presente en la campaña de Junín. Luego en su marcha hacia el sur, se distinguió en la batalla de Colpahuaico (3 de diciembre), protegiendo la retirada de la caballería patriota, y por su acción en la batalla de Ayacucho (9 de diciembre de 1824) mereció su inmediato ascenso a coronel.

Oficial de la Gran Colombia

Fue destinado a la guarnición de Arequipa donde en 1825 contrajo matrimonio con la dama arequipeña Rafaela Zereceda, en 1826 se trasladó a la recién fundada República de Bolívar por invitación del presidente Sucre, donde tomó el mando del Batallón Voltígeros, pero hubo de renunciar porque se le exigió negociar la venta de vales del crédito público, con cuyo rendimiento debía pagar a sus soldados. El batallón Voltígeros acabaría por sublevarse contra Sucre el año siguiente en La Paz.

Residió en Guayaquil algunos meses para lograr su retiro del ejército grancolombiano y evitar que se le mezclara en la prevista guerra contra el Perú, país del que había obtenido la nacionalidad por el artículo 8 de la ley del 12 de enero de 1825. Volvió al Callao, donde se dispuso su destierro a Chile, pero pronto se rectificó esta medida y se le permitió establecerse con su familia en Arequipa.

Al servicio de la república del Perú y la Confederación Perú-Boliviana

Durante algunos años residió en paz en Arequipa volviendo al servicio activo cuando en 1834 los generales Agustin Gamarra y Pedro Pablo Bermúdez se sublevaron contra el presidente provisorio Luis José de Orbegoso. La ciudad de Arequipa, bajo el liderazgo del general Domingo Nieto y el clérigo Juan Gualberto Valdivia, se pronunció en defensa del orden constitucional, aceptando Morán el comando del Regimiento Libres formado por la ciudadanía arequipeña (18 de enero de 1834). Las fuerzas revolucionarias al mando del coronel Miguel de San Román provenientes de Cusco y Puno arribaron a las inmediaciones de la ciudad en abril de 1834.

El primer combate tuvo lugar en Miraflores (2 de abril) siendo el encuentro favorable a los arequipeños sin embargo el combate de Cangallo (5 de abril) les fue adverso por lo que el ejército de Nieto hubo de abandonar la ciudad y embarcarse en Islay con dirección a Arica. Hecha la paz por efecto del Abrazo de Maquinhuayo, el comandante Morán retornó a Arequipa.

Cuando se produjo la revolución del general Felipe Santiago Salaverry a quien secundó Gamarra, Morán se mantuvo leal a Orbegoso, quien había solicitado la ayuda de Andrés de Santa Cruz, en ese entonces presidente de Bolivia, para pacificar el Perú. Ascendido a general comandó la división peruana en la batalla de Yanacocha donde Gamarra fue derrotado. Dio posteriormente su apoyo a la Confederación Peru-Boliviana (1836) creada por Santa Cruz tras derrotar a Salaverry.

Durante la Guerra con Chile, la Confederación Argentina y los restauradores peruanos, el general Morán dirigió una audaz expedición sobre costas chilenas en la cual capturó las islas Juan Fernández, hostilizó diversos puertos y capturó dos mercantes. A su regreesó a Lima en diciembre de 1837 fue homenajeado por el protector Santa Cruz. Desconocido el Tratado de Paucarpata por el gobierno chileno y reiniciadas las hostilidades, el general Morán hizo la campaña de Yungay, donde combatió con distinción en el puente sobre el río Buin y finalmente en la batalla de Yungay en la que los restauradores chileno-peruanos obtuvieron una victoria decisiva y que significó la caída de la Confederación.

El nuevo gobierno peruano presidido por Agustín Gamarra (1839) dio de baja y borró del escalafón militar a los oficiales que sirvieron a Santa Cruz y el proyecto confederal, entre ellos figuraba Morán quien entonces regresó a Arequipa donde se encontraban su esposa e hijos.

En 1854 se produce la sublevación de Castilla contra Echenique, Morán en comunicaciones con Domingo Elías, caudillo civil de la revolución, habíase dirigido a Lima para unírsele pero cuando se encontraba en dicha ciudad el presidente Echenique lo ganó a su causa ofreciéndole hacer reconocer por el congreso sus grados de General de División y Brigada.

Al mando de una división gubernamental el general Trinidad Morán marchó a Arica y de ahí a Moquegua via Tacna, donde derrotó completamente a las tropas de Elías quien se refugió en Arequipa, ciudad que se había pronunciado por la revolución.

Acompañado por el general Vivanco intentó sin éxito tomar por asalto Arequipa, Vivanco fue herido y su tropa dispersada mientras que Morán, comprendiendo lo imposible de la victoria, y tras combatir quince horas se entregó prisionero con sus hombres al prefecto Francisco Llosa. Poco después fue visitado por Domingo Elías y seguidamente por un escribano y un confesor. Tras realizar su testamento y confesarse fue fusilado en la plaza de armas de la ciudad.

Según testimonio del propio Elías, fue la presión del pueblo arequipeño la que le obligó a fusilar a Morán, sin embargo esto fue desmentido categoricamente por el suego de Morán, el doctor Buenaventura Zereceda, quien nueve días antes del combate había llevado a Elías una carta de Morán en la que este le proponía evitar la efusión de sangre, a lo que Elías cotesto en voz alta ante todos los presentes: "Digale usted a Morán que se rinda porque de otro modo no se le dará cuartel si cae prisionero y será fusilado o ahorcado cinco minutos después de que se le tome". Refiere también el cronista arequipeño Juan Gualberto Valdivia, quien fuera amigo personal de Morán, que varios vecinos notables de la ciudad se dirigieron a suplicar a Elías que se abstuviera de fusilar a Morán a lo que este siempre respondió negativamente.

Tras su ejecución el 3 de diciembre, curiosamente aniversario de la batalla de Corpahuaico en la que Morán se distinguió, fue enterrado en el cementerio de Yanahuara, de donde paso después a la iglesia de Cayma hasta que a mediados del siglo XX sus restos fueron repatriados a Venezuela en una solemne ceremonia cívico-militar.

La Marcha Morán

Refiere la tradición arequipeña que mientras Trinidad Morán era conducido al patíbulo por sus captores y acompañado por el pueblo empezó a sonar una marcha funebre. Esta pieza bautizada como marcha Morán ha sido desde entonces la melodía oficial que acompaña a los restos mortales de militares caídos y personajes celebres en su trayecto al sepulcro; siendo hasta hoy una de las marchas más antiguas y populares del ejército peruano.

Sobre esta marcha el ilustre historiador Jorge Basadre dijo: Encarna ella el homenaje tardío, el inútil respeto póstumo, la postergación del bueno y del apto, la tristeza de esta república atolondrada.